Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí
Política de cookies +
Otsaila eztiegia, primadera txirtxilegia

ORIENTACIÓN AL USUARIO

Hemen zaude:
 
Andicano Celaa
Arrasate Zientzia Elkartearen artikulua.

MONDRABERRI / Argazkiak:  A.Z.E. / 2012ko abuztuak 26, domeka


 

300 (id: 7029457)El caballero Juan de Andicano Celaa fue bautizado(1) en Mondragón el 11 de junio de 1629. Fue el cuarto vástago del matrimonio formado por Diego de Andicano e Isabel de Celaa. Un hombre de gran cultura que asumió cargos de importancia dentro de la administración del reino. En 1667 actuaba como fiscal acusador(2) en la Real Audiencia y Chancillería de Valladolid y pocos años después, en 1675 fue nombrado alcalde de Casa y Corte(3) durante el reinado de Carlos II. Esta institución propia del Antiguo Régimen controlaba todos los aspectos de la vida pública allí donde se situaba la corte, que a partir del reinado de Felipe II, fue la villa de Madrid. Su Alcalde era un alto funcionario del estado que ejercía las funciones de juez y sus decisiones eran, casi, irrevocables ya que sólo cabía recurrir al propio monarca para modificar la decisión del juez.
 
Fue Carlos II quien en 1675 inició los trámites para otorgarle el título de Caballero de la Orden de Santiago(4), que obtuvo un año después, en 1676(5). Cualquier prohombre del siglo XVII aspiraba a formar parte de ese asociación elitista, de la que estaban excluídos aquellos que procedían de familias judías y musulmanas reconvertidas al cristianismo.
 
Pero no fue ese el único reconocimiento que Juan de Andicano obtuvo por parte del último monarca de los Austrias, pues, en fecha que se desconoce(6), recibió el título de Conde de Monterrón. Un título perpétuo(7) que heredaron de él sus sucesores.
Investigando entre papeles antiguos de Mondragón(8) he localizado un documento en el que se constata cuál fue la capilla que Juan de Andicano adquirió para su eterno descanso y el de sus descendientes. Se trataba de la capilla de las Benditas Ánimas del Purgatorio que se encontraba en el lado del Evangelio del Convento de San Francisco de Mondragón. Una capilla que adquirió primeramente su hermana, Mari Saez de Andicano, esposa del famoso capitán mondragonés Mateo de Aranguren, con quien, tal y como recogía Juan Carlos de Guerra, fundó el palacio Aranguren-Andicano, conocido por todos como palacio de Monterrón.
 
El costo al que Mari Saez de Andicano hizo frente por la fábrica de la capilla fue de 2.000 ducados, pero, por motivos que se desconocen, dejó de hacer frente a sus obligaciones y los frailes ofrecieron la capilla a su hermano pequeño, Juan de Andicano que se hizo con ella en 1677. Lo realmente difícil es saber si el propio Juan fue enterrado en ella o no, pues la primera cláusula del contrato de compra-venta dice que Juan y sus sucesores eran dueños de dicha capilla y podían enterrarse en ella. Pero si falleciesen fuera de Mondragón sus herederos no tenían por qué traer sus huesos a enterrar allí, aunque los frailes estarían obligados a cumplir con las misas que el difunto designara en su última voluntad.

 

Por su trabajo en la corte de Madrid es muy probable que Juan de Andicano falleciese allí. Así que, habrá que seguir indagando para saber si el primer conde de Monterrón fue o no enterrado en su villa natal.

 


Jatorrizko artikulua, hemen.


 

EREMU PRIBATUA


Copyright © 2008 - MONDRABERRI
Mondraberri@gmail.com - www.mondraberri.com
Tel: 943 797837 - Arrasate Pasealekua 3-bajo / P.K. 101 - 20.500 - ARRASATE